La version de votre navigateur est obsolète. Nous vous recommandons vivement d'actualiser votre navigateur vers la dernière version.

Salsa

El hecho de que la salsa sea, y por una medida casi astronómica, el baile de pareja más popular del mundo, es fácil de explicar: es increíblemente fácil de aprender, divertida, popular en todos los continentes y evoluciona continuamente, por lo que nunca está fuera de moda. Ella es sinónimo de la alegría que caracteriza a los latinos y es también una de las maneras más accesibles de aprender un poco sobre la cultura de América Latina.

Como su nombre indica, este baile es una picante mezcla de diferentes ingredientes afro-caribeños-latino-americanos, como el mambo, el son, la guaracha, el guaguancó y el yambú.

La salsa puede ser tan diversa como las raíces folklóricas de los diferentes países que contribuyeron a su evolución. Cuba y Puerto Rico fueron los principales contribuyentes al principio. Sus tradiciones musicales, cuando cayeron en el crisol de la escena musical de jazz de los Estados Unidos de América, se fundieron en lo que hoy conocemos como Salsa. Ya después, todos los países de la América latina han añadido su propio sabor a la mezcla original.

La salsa no ha sido regulada por ninguna organización internacional que gobierne el baile. Todos los esfuerzos para regularla han sido derrotados por la obstinada independencia de la comunidad de profesores de salsa, por la burla general del público que la baila y por la continua e irreprimible evolución de la Salsa, que ha dado lugar a múltiples estilos como el Casino Cubano, el estilo Los Ángeles, el estilo Nueva York y el estilo Caleño.

Todas estas formas de salsa están en constante evolución, absorbiendo sin parar nuevos elementos de fuentes tan diversas como el tango argentino, el swing, el hip-hop, el baile de salón e incluso el ballet-jazz.